Versos de Oro de Pitágoras

Preparación
 
Debes dar sacrificio perfecto a los Dioses Inmortales, es decir, mantener tu fe, venerar a los grandes héroes y estar en armonía con el mundo que te rodea.
 
Purificación
 
Respeta a tu madre y padre y también a tus prójimos.
 
Elige para ti un amigo verdaderamente sabio, escucha sus consejos y sigue su ejemplo. No te enemistes con aquel amigo por razones insignificantes.
 
Acuérdate de la ley de causa y efecto en tu vida.
 
Está dada a ti la posibilidad de superar tus pasiones. ¡Así que doma en ti mismo, con un gran esfuerzo de voluntad, la codicia, la pereza, las pasiones sexuales y el enojo irrazonable!
 
Sea que estés solo o con personas, ten miedo de hacer algo malo. ¡Guarda tu honor!
 
Sé siempre justo en tus palabras y actos, siguiendo en éstos a las exigencias de la razón y de la ley.
 
No olvides que el destino inevitable lleva a todas las personas a la muerte.
 
Acuérdate que los bienes terrenales se dan fácilmente a las personas y de la misma manera se quitan fácilmente.
 
En cuanto a los infortunios, que vienen a las personas según sus destinos, debes soportarlos con paciencia dócil. Con todo, esfuérzate por aliviar el dolor en lo posible. Y recuerda que los Dioses Inmortales no dan a las personas pruebas que sean superiores a sus fuerzas.
 
Las personas tienen muchas posibilidades para elegir. Entre éstas, hay muchas buenas y muchas malas. Por eso hay que examinarlas atentamente con el fin de escoger para sí un camino digno.
 
Si el error entre las personas prevalece sobre la verdad, el sabio se aparta y espera hasta que la verdad reine de nuevo.
 
Escucha con atención lo que voy a decir y guárdalo en la memoria:
 
¡Que no te turben los actos y pensamientos de otras personas! ¡Que no te induzcan a las palabras y los actos dañinos!
 
¡Escucha los consejos de los demás y reflexiona tú mismo incansablemente! ¡Pues sólo un tonto actúa sin pensar con antelación!
 
¡Haz sólo aquello que no te suma después en la aflicción y que no te cause remordimientos de conciencia!
 
¡No oses empezar enseguida el trabajo que no sabes cómo hacer, sino que apréndelo primero! ¡Sólo entonces tendrás éxito!
 
¡No debes extenuar tu cuerpo! ¡Por el contrario, trata de dar a éste la comida, la bebida y el ejercicio con medida para que se fortalezca sin saber de los excesos ni de la pereza!
 
Mantén, en lo posible, orden en tu vida. ¡Echa fuera el lujo en todo! Pues éste provoca la envidia en los demás.
 
¡Ten miedo de ser avaro!
 
¡Ten miedo también de malversar los bienes como los holgazanes lo hacen!
 
¡Haz sólo aquello que no te arruine ni ahora ni en el futuro! Por consiguiente, premedita cada uno de tus pasos y actos.
 
Perfección
 
Que no llegue el sueño a tus ojos cansados antes de que recuerdes tres veces todos tus actos realizados durante el día. Como un juez imparcial, analízalos preguntándote: «¿Qué de bueno he hecho? ¿Qué no he cumplido de lo que debería haber cumplido?». Así revisa, uno por uno, todos los actos que has realizado en el transcurso del día. ¡Repróchate severamente por las cosas malas que hayas hecho y alégrate por los actos de bondad, así como por los éxitos!
 
¡Utiliza esta recomendación, reflexiona sobre ésta y trata de seguirla siempre! ¡Pues Mis consejos te acercarán a la Perfección! ¡Y que sea el Garante de esta verdad Aquel Que puso en nosotros la prenda de la Esencia Divina y de la virtud suprema!
 
¡Antes de poner manos a la obra, dirígete primero a los Dioses con una petición sincera para que con Su ayuda puedas terminar la obra!
 
Cuando te fortalezcas en este camino, sabrás todo sobre los Dioses Inmortales, sobre las personas, sobre la diferencia que existe entre ellas y sobre Aquel Que las contiene dentro de Sí Mismo siendo su Fundamento. También sabrás que el universo entero es un Todo Único y que en lo Eterno no hay sustancia muerta.
 
¡Después de conocer esto, ya no te equivocarás más, porque todo te será revelado!
 
¡Sabrás también que las personas mismas provocan sus desgracias debido a su ignorancia y que eligen libremente sus destinos!
 
¡Ay de ellas! ¡En su ceguera loca no ven que la felicidad deseada está en su propia profundidad!
 
¡Hay muy pocos entre nosotros que pueden con sus propios esfuerzos quitarse de encima las aflicciones, pues las personas son ciegas para entender la ley de la formación de sus destinos! Como ruedas, ellas descienden de las montañas llevando la carga del daño que han hecho y de las riñas pasadas, carga que rige invisiblemente sus destinos hasta la muerte.
 
En lugar de buscar una riña, las personas deben, cuando sea posible, evitarla cediendo sin debate.
 
Oh, Zeus omnipotente, ¿será que sólo Tú puedes liberar al género humano de las aflicciones mostrándoles la oscuridad de la ignorancia que ciega sus ojos?
 
A pesar de todo, no hay que perder la esperanza de que las personas se salven de esta oscuridad, pues cada uno tiene la Raíz Divina , y la naturaleza está dispuesta a revelarle los misterios de la existencia. ¡Si tú también penetras en éstos, se cumplirá lo que te estoy prediciendo!
 
¡Así que sana el alma! ¡Esto te revelará el Camino hacia la Liberación!
 
¡Y abstente de comer carne! ¡Esto va contra tu naturaleza y obstaculizará tu purificación!
 
¡Entonces, si quieres liberarte de las cadenas terrenales, sigue esta comprensión superior dada a ti! ¡Que ésta rija tu destino!
 
¡Y después de transformar completamente el alma, podrás llegar a ser un Dios Inmortal Que aplasta con Su pie a la muerte!
himno-pitagc3b3rico-al-sol-del-amanecer-fyodor-bronnikov-1827e280941902
Anuncios

Pitágoras y la Música de las esferas

“Pitágoras y la Música de las esferas”, una conferencia a cargo de Jaime Buhigas, diseñador, escritor y director de teatro, imparte conferencias y cursos sobre filosofía, mitología comparada y geometría sagrada

Pitágoras de Samos ( 570 – 490 AC) contribuyó de manera significativa en el avance de la matemática, la geometría y la aritmética, derivadas particularmente de las relaciones numéricas, y aplicadas por ejemplo a la teoría de pesos y medidas, a la teoría de la música o a la astronomía. Es el fundador de la Hermandad Pitagórica, una sociedad que, si bien era de naturaleza predominantemente religiosa, se interesaba también en medicina, cosmología, filosofía, ética y política, entre otras disciplinas. El pitagorismo formuló principios que influyeron tanto en Platón como en Aristóteles y, de manera más general, en el posterior desarrollo de la matemática y en la filosofía racional en Occidente”

 

Vuelve a tus dioses profundos

Vuelve a tus dioses profundos;
están intactos,
están al fondo con sus llamas esperando;
ningún soplo del tiempo los apaga.
Los silenciosos dioses prácticos
ocultos en la porosidad de las cosas.
Has rodado en el mundo más que ningún guijarro;
perdiste tu nombre,tu ciudad,
asido a visiones fragmentarias;
de tantas horas, ¿qué retienes?
La música de ser es disonante
pero la vida continúa
y ciertos acordes prevalecen.
La tierra es redonda por deseo
de tanto gravitar;
la tierra redondeará todas las cosas
cada una a su término.
De tantos viajes por el mar,
de tantas noches al pie de tu lámpara,
sólo estas voces te circundan;
descifra en ellas el eco de tus dioses;
están intactos,
están cruzando mudos con sus ojos de peces
al fondo de tu sangre.

Eugenio Montejo

La mirada del desierto

En la costa del desierto, donde se tocan el mar y lo árido, busco entre las piedras, reflejos de las estrellas dejadas atrás por la noche.

Encuentro historias, pérdidas, casi olvidadas. Me cuentan de noches, sucesivas noches, en las que el cielo no es un solo cielo, sino que cambia, muta, gira. Me cuentan de astros que están vivos, que escapan de sus órbitas cuando la mirada se distrae, y que solo se dejan ver por los ojos del desierto.

El calor y la noche, me depuran el alma, cuanta basura acumulada me ha hecho sudar el desierto. Me muestra recuerdos,  recuerdos que reflotan para ser transmutados. Me deja la mirada limpia, porque mi visión viene del alma, y es el alma lo que me ha tocado el desierto.

Sigo encontrando gente, gente que ha sido limpiada, porque esta tierra se traga las penas y las transforma en trabajo y silencio. Me siguen hablando, de noches en las que el cielo se mueve, en las que el techo del mundo no es lo que parece, donde el techo del mundo no es techo, sino puente.

Aquí me veo, entre el mar y la arena de un desierto costero, aquí estoy sentado en piedras talladas por el viento. Tormentas de sol, tormentas de viento y arena siguen puliendo mi alma. El desierto no me quiere dejar ir, no hasta que me aligere la carga.

 

IMG_0508

Fundación Santiago Mágico

El 12 de Febrero del año 2013, fundamos una nueva ciudad, una ciudad imaginaria: El Santiago Mágico. Lo que pase de ahora en adelante, lo construimos nosotros.

He aquí el Acta Fundacional:

Ya es la hora, ya es momento, ya resuenan los pilares que sostienen esta farsa, esta ciudad erigida sobre suelo sagrado.
Ya es la hora, ya es momento, de recordar que esta tierra no está libre de ancestros. Que sus pisadas, su sangre, sus voces y su aliento aún palpitan bajo el pavimento. La tierra está viva, y nos llama.
Ya es la hora, ya es momento. Ya es tiempo de liberarse del conquistador hambriento.
Ya es la hora, ya es momento.
Ya es la hora Valvidia, ya es momento. Ya no hay donde esconderse, Don Pedro.
Ya es la hora. Ya es momento. ¿Momento de qué? Se preguntará el conquistador.
Ha llegado la fecha Valvidia, la fecha en que te reclamo Santiago.
La fundaste haciendo alusión a un derecho divino, hoy, yo, en nombre de lo innombrable, ocupo tu misma moneda, pero lo hago para liberarla, no para enriquecerme a costa de otros.
Ya es tiempo de olvidarte Valdivia, y de recordar a aquellos que estaban aquí a tu llegada, aquellos que enaltecían la tierra.
Hoy, yo, en nombre de lo innombrable, y por derecho divino, tú misma moneda, refundo Santiago.
Ya es tiempo de olvidarte, Valdivia, porque Santiago la creamos nosotros, todos los días. Te doy la despedida, en parte agradecido, en parte vulnerado. Tienes permiso para irte.
Y nos quedamos nosotros, arquitectos de una ciudad imaginaria. Porque Santiago no existe, sino en nuestras cabezas. Porque esta ciudad, como todas las de esta tierra, son producto de un sueño.
Te agradezco Valdivia, te agradezco, pero ya es la hora, ya es momento, de que los que imaginen esta ciudad imaginaria seamos nosotros, los que pisamos sus calles, los que caminan sus pasos.
Hoy, yo, un ser inexistente fuera de estás palabras, fundo la ciudad mágica, un Santiago que recuerda y respira.
Hoy, yo, una voz que viene a despertarte, Santiago, te abro la puerta a lo que eres: una construcción colectiva, un ser que muta, un animal abriendo sus alas, una ciudad mágica.
Hoy, yo, que podría sea cualquiera, fundo una ciudad viva, que se eleva en espiral hacia el centro del cosmos.
Hoy, los planos de esta ciudad, están en blanco. Listos para ser reescritos, revividos, reimaginados.
Hoy respiras Santiago, hoy te damos permiso para ser lo que eres. Porque una ciudad la construyen aquellos que la imaginan.
Hoy, Santiago, te regalamos este concierto, un concierto de silencio, un silencio que habita en nuestra cabezas y con el que te acariciamos.
Hoy, Santiago, ya estás libre, permítenos caminar por tus calles sintiendo tu encanto.
Hoy, y con ustedes como testigos de este nacimiento, refundo Santiago, Un Santiago mágico.
Porque ya es la hora, ya es momento de habitar esta ciudad imaginaria.
Porque ya es la hora, ya es momento.

En la Plaza de Armas

En “La Piojera”