El cuarto camino

“…esa idea del despertar se convierte fácilmente en un sueño más. Buda era el despierto, y vemos esto como una adquisición definitiva, lejana, superior, que no está al alcance de cualquiera y entretanto seguimos durmiendo. Pero el que siente que sigue durmiendo y tiene ganas de despertar, no sueña con Buda, sino que busca en su atención.
Pero la atención permite la auto conciencia por un instante, y vuelve a caer, y solo un trabajo de muchos años puede fortalecer esa atención (por eso a esto se le llama un trabajo), de manera que se pueda llegar a una relativa continuidad de esa atención, sino estamos constantemente cayendo en el sueño sin darnos cuenta, porque seguimos  hablando de todas estas técnicas y teorías, y seguimos soñando”