El hábito no hace al monje, sus hábitos si.

 Si queremos “cambiar” la mejor forma de hacerlo es creando un hábito (o deshacernos de uno). Pero esto es todo un proceso y REQUIERE ENERGÍA, sobretodo al principio.
Cambiar no es solo un proceso pasivo de adaptación, cambiar realmente es un acto de la voluntad, y es entrenable. No es un simple dejarse estar, un “fluir”, porque hasta para fluir hay que crear el hábito del fluir.
Atrévete a cambiar un hábito, Yesid Barrera:  https://www.youtube.com/watch?v=fE8y9V-XyWw
Anuncios