Entrevista al Maestro Zen Dokushô Villalba

“No soy un fanático de la cultura oriental. No creo que la cultura oriental tenga la panacea de nada. Creo en la interfecundación de las culturas”

“Hablamos de la meditación como si fuera una especie de maná que todo el que lo come se vuelve feliz. Pero la meditación requiere de un trabajo intenso y muchas veces doloroso, porque como se dice en todas las tradiciones iniciáticas: antes de ir al cielo hay que pasar por el infierno. Meditación es entrar en los propios infiernos, vérselas con los propios demonios”

“No creo que se pueda tener una vida espiritual intensa si no se tiene una vida emocional equilibrada, y el trabajo de la emocionalidad es asunto de los psicoterapeutas. Ha sido un error el tratar de resolver con la trascendencia asuntos que no se resuelven en el “aquí y el ahora”, sublimándolos falsamente. No hay posibilidad de by-pass, hay que pasar a través de la personalidad, a través de la historia personal, hacer una recapitulación de la propia estructura psicológica, ver como están las relaciones con tus pares, con tu familia. No podemos dar un rodeo frente a esas cosas”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Visiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s