Manual de iluminación para holgazanes

“Soy un holgazán. La flojera me impide creer que la iluminación requiera esfuerzo, disciplina, una dieta estricta, dejar de fumar y otras demostraciones de virtud. Esta quizás es la peor herejía que podría plantear, pero debo ser sincero…”

Así comienza el libro: “Manual de iluminación para holgazanes”. Útil recordatorio de algunas cosas importantes. Completo acá:

http://api.ning.com/files/wBi6IgNyVl*IKK*ynomtkwmxvvEWnJ0DzlY4FF4uvZXeoW-0Ottun27XiiF1NPYfGnc0D87UxbzWOPMVHxGuAjnPJ*TsFicz/8795216ManualdeIluminacionparaHolgazanes.pdf

Anuncios

El camino espiritual

El camino espiritual es una metáfora. No hay ningún camino, puesto que no hay ningún lugar al que ir: ya estamos aquí. Vivimos en la ilusión de que tenemos que hacer algo: tenemos que sanarnos, tenemos que limpiarnos, cuando en realidad basta con no intervenir la vida y dejar que su flujo solo sea. No hay nada que tengas que hacer, más que ser lo que estás siendo.

Amar lo que estás siendo en este momento puede ser la vía más sagrada. Si hay un “camino”, ese camino es el amor, y el amor es simple, no hay técnicas ni métodos: a amar solo se aprende amando.

Con amor, barrer un patio puede ser tu práctica más sagrada. Un ignorante que ama profundamente su ignorancia es más sabio que el erudito que solo vive en su mente aprendiendo conceptos.

Ama.

Las trampas del Ego

La siguiente entrada fue tomada de http://aquinoeloah.wordpress.com/

 

> Si piensas que es más “espiritual” ir en bici al trabajo o usar transporte público, pero luego te descubres juzgando a cualquiera que maneje un auto, estás en una trampa del ego.

> Si piensas que es más “espiritual” dejar de ver televisión porque te pudre el cerebro, pero luego te descubres juzgando a quienes todavía la ven, estás en una trampa del ego.

> Si piensas que es más “espiritual” evitar lecturas de chismes, periódicos o noticieros, pero luego te descubres juzgando a quienes leen esos contenidos, estás en una trampa del ego.

> Si piensas que es más “espiritual” escuchar música clásica o disfrutar los sonidos de la naturaleza, pero luego te descubres juzgando a quienes escuchan música pop y corridos y reggaeton y metal y rancheras, estás en una trampa del ego.

> Si piensas que es más “espiritual” hacer yoga, volverte vegano, comprar orgánico, comprar cristales sanadores, practicar reiki, meditar, vestir ropa hippi y natural y ecológica, visitar ashrams y leer libros de iluminación espiritual, asistir a mil y un cursos de terapias y sanaciones y amor y hablas de guerreros de luz y de amor, pero luego juzgas a cualquiera que no haga o crea en esas cosas, estás en una trampa del ego.

Estemos siempre alertas del sentimiento de superioridad. La superioridad santurrona y creída es la mayor pista de que estamos en una trampa del ego. El ego ama escabullirse por la puerta trasera. Tomará una idea noble, como empezar yoga y luego torcerla para sus propios fines al hacernos sentir superiores a otr@s; empezaremos a mirar a aquellos que no siguen nuestros “correctos” caminos espirituales. La superioridad, el juicio y la condena, eso es la trampa del ego.

 

Todo es vibración

Experimento que muestra como responden las partículas a distintas frecuencias de vibración. A medida que la frecuencia va aumentando, los patrones que se forman se van haciendo cada vez más complejos.