Ampliar la mirada

Nuestra naturaleza humana nos hace ser permeables a nuestro medio. Es parte de nuestra biología establecer relaciones e interacciones con aquello que nos rodea, y esto ocurre a nivel emocional, sexual, material e intelectual. Es este último centro en donde podríamos asentar la base de nuestras creencias. Es a través del intelecto que absorbemos, modificamos y re.creamos pensamientos que luego van a incidir en la configuración de nuestros mundos personales ( y por extensión, el mundo colectivo).

Nuestros límites tienen su base en nuestro intelecto porque este es el que recibe órdenes, instrucciones y conceptos del “mundo exterior” ( la familia, la sociedad). Estas ideas se convierten en nuestro “set” de creencias, en nuestra batería de “programas” con la cual nos metemos al mundo. Aquí  es donde hay que poner nuestra atención.

Si queremos vivir cada día más livianos, tenemos que empezar a romper nuestros límites. Esto se puede lograr observando desde donde provienen nuestras creencias. Una vez identificado el origen, validez y utilidad de la batería de creencias que portamos, podemos comenzar a elegir aquellas que realmente nos sean una ayuda y no un lastre en nuestro desarrollo como personas.

La auto. examinación es una vía, una forma en la que podemos comenzar a transgredir nuestros propios límites. Si siempre nos movemos en los mismos ambientes, nos relacionamos con las mismas personas, consumimos la misma “cultura”, difícilmente podremos contraponer nuestras creencias con las creencias del otro. Hacer eso es ampliar la mirada.

Aquel que considera que su sistema de creencias es más válido que el ajeno, solo vive en una jaula adornada por ese pensamiento sesgado, pero se niega la posibilidad de realmente ampliar su mundo.

La empatía, el no-juicio, la aceptación de lo diferente nos llevará a permitirnos una comunión con las creencias del otro, y esto derivara inevitablemente en una apertura a la co. creación de un mundo donde nos reconocemos en el otro; en otras palabras, a un mundo más cercano a lo que realmente es, y no tan sesgado por nuestras propias ideas, las que si bien nos son útiles, están siempre susceptibles de ser ampliadas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Palabras.

3 comentarios el “Ampliar la mirada

  1. jorge dice:

    no es dificil adaptarse al otro, reflejar lo aprendido a lo cotidiano si uno tiene claro, que lo que necesitamos espiritualmente es una ayuda, algo que nos ayude a seguir, , que se nos haga mas facil aceptar los altibajos de la vida y las diferentes reacciones de los otros. rodeandonos de otros que piensen y actuen como uno es mas facil, pero claro….no siempre sucede y es ahi donde tenemos que aplicar lo aprendido en esos bellos momentos., creo que tampoco hay que seguir al pie de la letra lo que vamos aprendiendo….o sea , no fanatizarnos, porque eso tambien es malo, pues dejariamos de ser nosotros mismos, actuariamos como una manada.

  2. angelica farias dice:

    yo creo firme mente que cuando tu eres abierto a creer que no siempre tenemos la razón ya estamos trabajando la espiritualidad, ya que en la vida somos un libro abierto para quien guste leerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s