Fundación Santiago Mágico

El 12 de Febrero del año 2013, fundamos una nueva ciudad, una ciudad imaginaria: El Santiago Mágico. Lo que pase de ahora en adelante, lo construimos nosotros.

He aquí el Acta Fundacional:

Ya es la hora, ya es momento, ya resuenan los pilares que sostienen esta farsa, esta ciudad erigida sobre suelo sagrado.
Ya es la hora, ya es momento, de recordar que esta tierra no está libre de ancestros. Que sus pisadas, su sangre, sus voces y su aliento aún palpitan bajo el pavimento. La tierra está viva, y nos llama.
Ya es la hora, ya es momento. Ya es tiempo de liberarse del conquistador hambriento.
Ya es la hora, ya es momento.
Ya es la hora Valvidia, ya es momento. Ya no hay donde esconderse, Don Pedro.
Ya es la hora. Ya es momento. ¿Momento de qué? Se preguntará el conquistador.
Ha llegado la fecha Valvidia, la fecha en que te reclamo Santiago.
La fundaste haciendo alusión a un derecho divino, hoy, yo, en nombre de lo innombrable, ocupo tu misma moneda, pero lo hago para liberarla, no para enriquecerme a costa de otros.
Ya es tiempo de olvidarte Valdivia, y de recordar a aquellos que estaban aquí a tu llegada, aquellos que enaltecían la tierra.
Hoy, yo, en nombre de lo innombrable, y por derecho divino, tú misma moneda, refundo Santiago.
Ya es tiempo de olvidarte, Valdivia, porque Santiago la creamos nosotros, todos los días. Te doy la despedida, en parte agradecido, en parte vulnerado. Tienes permiso para irte.
Y nos quedamos nosotros, arquitectos de una ciudad imaginaria. Porque Santiago no existe, sino en nuestras cabezas. Porque esta ciudad, como todas las de esta tierra, son producto de un sueño.
Te agradezco Valdivia, te agradezco, pero ya es la hora, ya es momento, de que los que imaginen esta ciudad imaginaria seamos nosotros, los que pisamos sus calles, los que caminan sus pasos.
Hoy, yo, un ser inexistente fuera de estás palabras, fundo la ciudad mágica, un Santiago que recuerda y respira.
Hoy, yo, una voz que viene a despertarte, Santiago, te abro la puerta a lo que eres: una construcción colectiva, un ser que muta, un animal abriendo sus alas, una ciudad mágica.
Hoy, yo, que podría sea cualquiera, fundo una ciudad viva, que se eleva en espiral hacia el centro del cosmos.
Hoy, los planos de esta ciudad, están en blanco. Listos para ser reescritos, revividos, reimaginados.
Hoy respiras Santiago, hoy te damos permiso para ser lo que eres. Porque una ciudad la construyen aquellos que la imaginan.
Hoy, Santiago, te regalamos este concierto, un concierto de silencio, un silencio que habita en nuestra cabezas y con el que te acariciamos.
Hoy, Santiago, ya estás libre, permítenos caminar por tus calles sintiendo tu encanto.
Hoy, y con ustedes como testigos de este nacimiento, refundo Santiago, Un Santiago mágico.
Porque ya es la hora, ya es momento de habitar esta ciudad imaginaria.
Porque ya es la hora, ya es momento.

En la Plaza de Armas

En “La Piojera”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Visiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s