No es importante

Tengo una historia que no contaré,
porque en verdad no es importante.
Una historia sin tiempo,
o suspendida en el tiempo,
o fuera del tiempo.
No es relevante que lo mencione,
pero me cambió la vida, o el curso de la vida.
Tengo una historia
que es más espíritu que materia,
más blanca que negro,
más nube que lluvia, o quizás todo al mismo tiempo.
Pero esa historia, que no es importante,
hizo que la semilla muriera para dar origen al árbol.
Tengo una historia,
que aún se está escribiendo,

pero no es importante…

La Diosa

Soy llevado a los pies de una Diosa, mujer medicina que desborda energía. En la oscuridad de la tienda veo sus ojos verdes, mirada fértil, mirada viva que refleja su espíritu. Todas las mujeres en una mujer, la esencia de la madre cósmica encarnada, la voz de la tierra hecha cantos y bendiciones.

Sonora, tanto en voz como en espíritu. Musical, reflejo de un alma pura.  Caderas que al moverse despiertan el sonido del mar, de las profundidades del inconsciente. Cada paso un latido, cada latido una exhalación de la Tierra.

Descalza se mueve, descalza acaricia la tierra y danza fluyendo entre los presentes. Se acerca la Diosa, pienso cada vez que la escucho, porque ella se escucha, porque es canto, porque desborda vida.

Una mujer que es todas las mujeres. Una esencia encarnada. La emperatriz del Tarot, La luna hecha humana, una hija de la Pachamama, femenina, madre, mujer, amante inalcanzable. Diosa.

Su mirada me congela, me convierte en un adorador de lo femenino. ¿Quién es esta madre? ¿Quién es esta mujer que me atraviesa con verde mirada?

Ser sin edad, sin pasado, sin historias, sin futuro, porque ella llena el momento. Ella es todas las mujeres.

De su vientre surge vida, surge luz, nuevas generaciones de diosas son paridas. Sus pisadas dejan un rastro de plantas, de sus manos fluye la medicina.

La acompaña un águila y un colibrí, la escoltan, porque además de sagrada es mujer de poder, es autoridad, es la voz del espíritu.

Me habla, hace retumbar mi cuerpo. Ella es la madre, es todas las mujeres, es La Diosa.

Amanece y el Sol la muestra en su forma humana. Pero el sonido de su andar resuena en mi cabeza, y sus movimientos de musa se graban en mi ser. La noche da paso a la luz y la veo humana, pero es de esos seres que son esencia, y que la dejan salir a voluntad.

Esta mujer es todas las mujeres, se mostró divina, fue madre, musa, emperatriz, útero y creadora. Canalizadora de mensajes, guía de mi espíritu. Mujer medicina, amante inalcanzable, La Diosa.