Ser útil

Dicen que “verdad” es aquello que es útil, por lo tanto lo que deja de ser útil en un momento dado deja de ser verdad. Tomando esto como base podemos decir que no existe aquello que conocemos como “La Verdad”, no tendría sentido entonces pasar la vida dedicados a encontrar algo que es mutable, inasible y quizás hasta inexistente como lo imaginamos.

Lo que si sería un buen camino sería dedicarnos a aquello que es útil, a aquello que hace mejor la vida, la propia y la de los demás. Muchas veces nos preguntamos que es lo correcto, que camino debemos tomar, que acciones debemos seguir, a que le entregamos nuestra energía, y la respuesta es simple: a lo que es útil.

Todos buscamos ser útiles, nos hace bien, es sano. Por esto gran cantidad de personas encuentran que sus vidas no van a ningún lado, porque ocupan gran parte de su tiempo dedicados a asuntos inútiles. La mayor parte de los trabajos existentes hoy día son realmente inútiles, no responden a mejorar la vida de las personas ni a hacerlas más felices, por lo tanto es inevitable que quienes ejecuten esas actividades sentirán un vació, vivirán con una sensación de estar dejando pasar la vida.

Trabajos útiles, libros útiles, palabras útiles. Todo aquello que nos aligere la carga, que nos haga reconectarnos, que nos acerque a una vida más sencilla y feliz es algo útil, y por ende verdadero. Avancemos por el camino cuidando de que nuestro andar vaya acompañado de acciones que sirvan a los demás, que nos hagan felices.

Todos buscamos vivir tranquilos, con sentido, entonces procuremos ser útiles para la vida, pongamonos a dispocisión y seamos herramientas que le permitan al curso natural de las cosas fluir libremente. Quizás viviendo de esta manera, siendo útiles para la vida, ésta nos devuelva la mano y nos permita rozar un fragmento de aquello que podríamos llamar La Verdad.