Le Diable

Día 15.

El diablo también es un ángel. Para conocer mi luz debo contactar con mi oscuridad. Para poder experimentarme completo, no debo temer verme.

Le Diable nos invita a aceptarnos como somos, a estar concientes de que aquello que no nos gusta de nosotros, también es parte de nosotros. Negar nuestra oscuridad es negarnos a nosotros mismos. Le diable ha descendido para entrar en su propia profundidad. Nos recuerda que debemos soltar la moral, ser transgresores, nos ayuda a no temer a lo que somos capaces de hacer. No ser inmoral, sino AMORal, actuar desde ese punto de luz que está limpio de toda enseñanza impuesta.

Le Diable ilumina su oscuridad. Conciente de su naturaleza, no niega sus conflictos, miedos y defectos, sino que los abraza y los expone. Dejando el pudor atrás se desnuda, se ve, se observa, se acepta, se ilumina. Cuando aceptamos nuestro lado “negativo” lo integramos, no es que desaparezaca, sino que al asumirlo como propio, deja de ser un impedimento y pasa a ser un aliado.

Hoy acepto mi oscuridad, hoy me hago responsable y me acepto como soy.

Solo aprecia la luz aquel que ha estado en la oscuridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s