Le Pape

Día 5.

Donarse. Ser canal, ser puente. Convertirse en un caudaloso torrente de palabras luminosas.

Ser canal, ser puente. Trabajarse a uno mismo. Vestirse con lujosas y suaves telas solo para que los pies del cansado viajero pasen por sobre nosotros. No enseñar, mostrar. No hablar, dejar que se hable a través de nosotros.

Todos podemos ser un puente, al tiempo que recorremos los puentes tendidos por otros. Puentes concebidos como lazos de luz conducentes a mágicos mundos.

Que tu palabra sea luminosa, dice El Papa. Que tu palabra provenga de aquel lugar dentro de ti donde la divinidad habita.

Todos somos maestros. El maestro sabe que aunque el alumno quiera superarlo, nunca podrá conseguirlo. No porque el alumno no aprenda, sino porque él sabe que no esta compitiendo, está compartiendo. El alumno no supera al maestro, el alumno se convierte en maestro, y cuando lo logra solo se da cuenta de que siempre será aprendiz. El alumno no supera al maestro, el alumno se funde con su maestro, se hace puente, se pone al servicio.

El Papa nos invita a la unión a través de un compartir incesante. Nos invita a guiar, a poner en movimiento lo que hacia ti ha llegado.

Hoy soy un río por el cual la corriente Universal fluye, un río en el cual el viajero sediento de conocimiento se nutre, no de mí, sino de lo que a través de mi pasa. Hoy soy un río que fluye a la unión total con un océano infinito.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s