Le Monde

Día 21.

Hemos recorrido parte del camino. Le Mat, ese viajero que somos todos, ha llegado a su destino. Sin embargo, cuando el aprendiz se convierte en maestro se da cuenta de que siempre será un eterno aprendiz. Hoy hemos realizado un tramo de este trayecto sagrado y nos damos cuenta de que los caminos que hay por delante se siguen abriendo como un abanico, que los viajes a realizar son interminables, como la vida misma.

Le Mat se dirige a Le Monde. Hoy nos fundimos con el Mundo, hoy reconocemos que no existe “afuera”, que Somos El Mundo. Somos UNO con todo lo que existe. El Universo completo está contenido en un bello árbol, en una taza de té y en tu propio corazón.

Hoy Somos El Mundo. Hoy nos sabemos parte de una trama luminosa, de un propósito superior. Hoy nos sabemos completos. Hoy Somos conciencia pura. Hoy estamos en equilibrio.

Nuestra mente está en calma, nuestro corazón lleno de Amor, nuestro sexo satisfecho, nuestra necesidades cubiertas, hemos logrado un estado de perfecta y dinámica calma. Equilibrio.

Hoy concluimos  una etapa de este mágico viaje, Hoy Le Monde nos invita a Ser el Mundo, a salir al Mundo y compartir lo que tenemos, lo que hemos aprendido, lo que somos.

Hoy, Yo Soy UNO con todo El Mundo.

Gratitud infinita.

Anuncios

Le Jugement

Día 20.

Soy llamado a un despertar. Hoy me elevo desde las profundidades de esta tierra.

Emerjo desde una tierra habitada por hombres, el viaje terreno termina para mi. Atrás dejo mi carne, no porque la desprecie, sino porque he traspasado a un nivel distinto. Soy capaz de escuchar el llamado de lo divino en todas las cosas, en cada flor, en cada árbol, en cada ser que habita este mundo. Hoy yo estoy abierto al mensaje celeste.

Mi andar me ha conducido a un despertar de conciencia, un paso más he dado en este camino sagrado.

Hoy desde los cielos surge un mensajero cósmico, ya no podemos ignorar el llamado. Es tiempo de aceptar que somos de naturaleza divina. No se puede ya ignorar nuestra esencia, nuestro dios interior resuena más fuerte que nunca.

Hoy es hora de atender el llamado de lo divino.

Le Soleil

Día 19.

Hoy avanzamos por un camino de conciencia, por una vía sagrada. Hoy la Luz inunda nuestro mundo, hoy somos luz.

Le Soleil nos invita a expresar la luz que somos, a dejar salir todas aquellas bendiciones que somos capaces de entregar al mundo.

Colaborar, no competir. Hoy se nos invita a ser conciencia. Hoy somos capaces de relacionarnos con los demás actuando desde nuestro propio sol interior. Yo Soy un punto de luz en el cosmos, me conecto contigo, mi igual, para estallar en una explosión de magia galáctica.

Se nos invita a trabajar como comUNIDAD por una labor común, que es la de ser creadores de conciencia. Somos conciencia, solo tenemos que dejar que se exprese.

Creemos obras luminosas, empresas luminosas, proyectos radiantes. Cuando lo que hacemos proviene desde nuestro centro luminoso el éxito es solo cosa de tiempo, estamos destinados ser un foco de Luz, a inspirar a los demas para que también brillen.

Hoy Todos Somos Soles, Hoy todos Somos una sola Luz. Hoy Yo Soy el Sol.

La Lune

Día 18.

Me sumerjo en el océano del inconsciente. Me interno en la noche infinita para contactar con la Diosa.

La Lune nos invita hoy a dejarnos iluminar, a recibir aquello que está ahí para nosotros. Recibir también es entregar: le das a otro la posibildad de dar. Debemos ser receptivos y estar abiertos a recibir los mensajes de nuestro ser profundo. En el fondo, todas las respuestas ya están aqui y ahora, para acceder a ellas debemos usar esa llave que llaman intuición y abrir las puertas a un caudal de energía contenida lista para ser expresada. Iluminar la noche.

Que lo femenino en ti despierte en está noche cósmica y te impulse a empezar un viaje galáctico por un Universo en constante expansión. La madre cósmica está ahí para acompañar nuestros ciclos, ser una guía para explorar el inconciente, inspirarnos en nuestro andar y recordarnos ese aspecto oculto y mágico que existe dentro de cada uno de nosotros.

Que la intuición te guíe. Que tu divina femineidad se exprese.

L`Etoile

Día 17.

Soy autentico. Estoy en Paz. He encontrado mi sitio.

En esta parte del viaje nos toca asentarnos, contactar con la tierra, fundirse con la corriente de vida que nutre al planeta. Hoy nos toca cesar la marcha y encontrar nuestro lugar en el Mundo. Hoy Yo Soy Uno con la tierra que toca mis pies.

La Estrella nos invita a identificar aquello que somos, a potenciarlo, a expresarlo, pero sobretodo, a donarlo. Dar lo que somos es un regalo que le hacemos al Mundo y a nosotros mismos. Dar es un acto donde todos ganan. Compartir, no competir.

Tenemos la capacidad de ser un canal de la Luz estelar. A través de nosotros fluye una corriente cósmica desde el cielo, hacia mi, hacia ti, hacia todos. Hoy somos nosotros quienes iluminamos nuestra propia noche. En esta etapa del viaje nos hemos convertido en una esfera de luz radiante: Hoy Yo Soy una Estrella más del paisaje galáctico.

Hoy doy gracias porque la Tierra me ama y me permite encontrar mi lugar. Hoy doy gracias porque me fundo con el planeta en una explosión luminosa. Hoy doy gracias porque me hago Uno con la corriente de energía divina. Hoy agradezco poner mi rodilla en esta tierra mágica y dedicarme al servicio.

Hoy, Yo brillo con Luz Propia, porque  pongo mi voluntad al servicio de aquello que es sagrado.

Gracias.

La Maison Diev

Día 16.

Estallido de luz, estallido de conciencia. Dejar atrás los esquemas que nos impiden ser lo que somos.

En algún grado la mayoría de nosotros está encerrado, es prisionero. La cárcel la creamos nosotros mismos y está compuesta de pensamientos que nos limitan, antiguos paradigmas, ideas obsoletas, formas de relacionarnos basadas en el miedo. Lo bueno es que también somos nosotros los que tenemos la llave para salir a nuevos mundos.

La Casa-Dios nos invita hoy a danzar en una explosión de energía, a derribar los muros de un pasado que nos ata, a salir a la Luz y mostrarnos como somos. Nos invita a Ser lo que Somos.

Hoy seamos como los personajes de esta carta. Hoy salgamos a una tierra libre y celeste, símbolo de que somos peregrinos de un viaje cósmico.

Hoy no estamos siendo expulsados, tampoco estamos cayendo, estamos voluntariamente asumiendo nuestra condición, nuestro ser.  A voluntad estamos derribando máscaras y obstáculos que nos mantenían encerrados. Nada nos contiene, estamos en constante expansión, como el Universo mismo.

Hoy somos conciencia, hoy dejamos de lado la cárcel de la razón y le permitimos a nuestro corazón arrasar con un mundo ficticio a cada latido. Hoy seamos lo que somos y bailemos celebrando nuestra liberación.

Le Diable

Día 15.

El diablo también es un ángel. Para conocer mi luz debo contactar con mi oscuridad. Para poder experimentarme completo, no debo temer verme.

Le Diable nos invita a aceptarnos como somos, a estar concientes de que aquello que no nos gusta de nosotros, también es parte de nosotros. Negar nuestra oscuridad es negarnos a nosotros mismos. Le diable ha descendido para entrar en su propia profundidad. Nos recuerda que debemos soltar la moral, ser transgresores, nos ayuda a no temer a lo que somos capaces de hacer. No ser inmoral, sino AMORal, actuar desde ese punto de luz que está limpio de toda enseñanza impuesta.

Le Diable ilumina su oscuridad. Conciente de su naturaleza, no niega sus conflictos, miedos y defectos, sino que los abraza y los expone. Dejando el pudor atrás se desnuda, se ve, se observa, se acepta, se ilumina. Cuando aceptamos nuestro lado “negativo” lo integramos, no es que desaparezaca, sino que al asumirlo como propio, deja de ser un impedimento y pasa a ser un aliado.

Hoy acepto mi oscuridad, hoy me hago responsable y me acepto como soy.

Solo aprecia la luz aquel que ha estado en la oscuridad.