Bien-decir

Somos parte de una trama energética, lo que hacemos incide en la configuración del medio que nos rodea. Las vibraciones que emitimos van moldeando nuestra realidad.

Por esto es tan importante bendecir, que no es otra cosa que “hablar bien”.

Cada palabra tiene una vibración específica y va a asociada a un sentimiento y pensamientos determinados. Al final son distintas formas de manifestación de energía, pero es esa energía creadora la que le da forma a nuestro mundo.

Somos responsables de lo que decimos. Bien nos haría tener presente el poder de estas sutiles herramientas de construcción. Las palabras no son la realidad, pero le dan forma.

La próxima vez que abramos la boca para decir algo, procuremos recordar que aquel inofensivo conjunto de letras puede hacernos vivir un sueño o cavar nuestra tumba.

Tú decides.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Visiones.

2 comentarios el “Bien-decir

  1. A propósito de esto, Ikkyu Sojun escribió este poema:

    Arrepentimiento por faltas que merecerían arrancar mi lengua

    ¿A cuántos hombres habré matado con los venablos de mis palabras?
    Mediante odas religiosas y poemas, mi pincel ha vilipendiado a los seres.
    Siete flores se tornan ocho caminos, transgresiones en la punta de mi lengua.
    En las fuentes amarillas, será difícil escapar de los carros ardientes.

    Te bien-digo con Amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s